El Judo en los niños II


Juan e Ismaelcon la práctica habitual y continuada de este deporte, el joven deportista se educa en valores importantes pero, además, adquiere unas cualidades físicas y psicológicas que le acompañarán a lo largo de toda su vida.
.

El niño/a aprende a:

  • Perder el miedo al contacto físico.
  • Conocer su propio cuerpo y aumentar sus cualidades físicas.
  • Expresarse a través del propio cuerpo.
  • Satisfacer la necesidad motriz instintiva.
  • Ganar confianza en sí mismo.
  • Reducir la ansiedad a través del entrenamiento.
  • Aumentar la concentración.
  • Estimular la creatividad.
  • Adaptarse a las reglas.
  • Mejorar la tolerancia o la frustración.
  • Mejorar la autoestima.
  • Reconocer el esfuerzo como un valor.
  • Incremento del autocontrol.

Alumnos del club

A través de la relación que se crea con el compañero aprende a respetarlo, confiar en él, adaptarse, cooperar, ceder y resistir, aprender y enseñar, responsabilizarse de sus acciones y saber ponerse en el lugar de su compañero. Por todo esto el judo es, desde el punto de vista psíquico, una excelente escuela para la atención, la concentración y la reflexión mental, desarrollando en grado sumo la noción de respeto hacia sí mismo y hacia los demás. En cuanto a los factores físicos, es una de los deportes más completos que hay, ya que se ejercitan todos los músculos sin excepción, lo que logra en el niño un desarrollo armonioso y simétrico en la formación muscular y ósea; la práctica del judo le permite al niño fortalecer los huesos, incrementar la masa muscular y aumenta la elasticidad de músculos y tendones, sobre todo en edades de crecimiento.

Eugenio explicando

Podéis ver el resto de las fotos de la competición alevín en nuestro Facebook.

Los comentarios están cerrados.