¿Es este el motivo?


Tras las Olimpiadas de Londres, la decepción en el judo español ha sido inmensa. Se tenía la esperanza de subir al podio, tras tres ediciones de sequía. Mucho se ha hablado del tema: clubes y entrenadores descontentos que culpan de la mala organización y gestión a una Federación excesivamente burocrática que vive de espaldas a éstos (sin entrar en cuestiones de si llevan o no razón). Sin embargo nuestra Federación, al igual que muchas otras, se encuentra con los problemas de la dependencia de las subvenciones públicas para poder subsistir y realizar los programas previstos. La falta de cofinanciación y la dependencia de las instituciones condicionan mucho la capacidad de actuación de las mismas. Por otro lado, bien es cierto que otras Federaciones con menor presupuesto han logrado mejores resultados, como ha sido el Taekwondo, realizando un pleno en esta edición olímpica. Esto nos podría llevar a un análisis más profundo del problema pero no es el ámbito del artículo. Al Margen de buscar un “culpable”, ¿no podría ser una mezcla de “un poco de todo”?. Hemos encontrado este artículo sobre el análisis del deporte amateur en Cuba (que incluimos íntegramente). ¿puede ser esto, también, el motivo de los malos resultados?

Yenisel Rodriguez Perez: Soy graduado en Estudios Socioculturales y me gusta la Antropología. Integro la Cátedra Haydee Santamaría y el Observatorio Crítico, proyectos auto-gestionados de pensamiento y acción crítica. Me inspira en mi accionar cotidiano que todo individuo y colectivo participe en el diseño de su realidad social. Promuevo el trabajo cooperativo y la autogestión solidaria. Pertenezco a una generación que debe reconstruir la cultura cívica en Cuba. Por eso escribo en este espacio.

La crisis del deporte amateur en Cuba

HAVANA TIMES — El deporte amateur cubano ha dejado de estar en la élite mundial. El creciente interés que las potencias emergentes dedican al deporte amateur y la incorporación de deportistas profesionales a las competiciones amateurs de mayor importancia, han elevado la calidad del deporte no profesional como nunca antes.
Esto sucede en momentos en que el Estado cubano implementa profundos recortes al gasto social, afectándose de manera significativa la infraestructura deportiva amateur nacional. Por tanto el deporte cubano ve reducida sus posibilidades de ubicarse en la élite del deporte internacional.
La confluencia de estas circunstancias afecta el estatus de potencia deportiva que definía al deporte amateur cubano. Realidad que fue utilizada como estandarte sociopolítico por el Estado cubano por muchas décadas.
En el fondo ha sido la derrota de una ideología deportiva por otra. El declive de un concepto del deporte amateur de corte populista y estatista, a manos del discurso mercantil que define al deporte amateur como retaguardia formativa del deporte profesional.
La derrota del populismo deportivo está estrechamente asociada a la caída del campo socialista y a la insostenibilidad del deporte subvencionado.
Es en la vida cotidiana de los deportistas cubanos que estas realidades se hacen significativas. La mala atención que se les destina, el robo del dinero de los campeones internacionales y las restricciones para firmar contratos con el deporte profesional, han generado un estado de opinión desfavorable hacia el deporte amateur.
Continuar desconociendo la hegemonía del deporte profesional traerá más problemas que soluciones al deporte cubano.
La batalla a la mercantilización del deporte, por demás otro de los discursos demagógicos de los gobernantes cubanos, había que ganarla haciendo una revolución total desde abajo.
No se puede sacrificar a la afición cubana, que cada día sufre como se desmorona el deporte amateur nacional, a consecuencia del ostracismo sociopolítico y económico del Estado cubano.
Privándolos de ese otro imaginario que reafirma el nacionalismo deportivo en la incorporación de los deportistas profesionales a las selecciones nacionales de sus países de origen.
Hasta cuando nos tenemos que  resignar a ver como los jóvenes talentos que no abandonan el país, desperdician su aptitud en ligas nacionales de poca calidad, mientras decenas de entrenadores cubanos colaboran con equipos profesionales de cualquier parte del mundo.
Una respuesta a “La crisis del deporte amateur en Cuba”

  • El Mambí Vs los Ninjas dice:
    .El deporte amateur en cuba estuvo en crisis siempre, desde su concepto. Nunca fueron amateurs y nunca fueron pagados como profesionales…estos deportistas de alto rendimiento figuraban en las plantillas de las empresas como botellas para justificar en papel su amateurismo…solamente…si existía un movimiento amateur real en las empresas, sobre todo expresado en ligas de pelota de aceptable calidad…al final lo que ha pasado es que nos hemos quedado sin calidad en estos “profesionales-amateurs” además de la desaparición casi total de los amateurs reales por motivos económicos…se dice que en cuba se juegan torneos de pelota con equipos de firmas, que son las que pueden costearse algo de este tipo, y que algunas “contratan” jugadores, pitchers por ejemplo, que no han hecho equipo en industriales, que es donde me explicaban el caso, y recibían hasta 10 cuc por juego que tiraran.. esto no lo tengo confirmado. como parte de los lineamientos se supone que se deben dirigir los esfuerzos y recursos en el deporte este que implique a la comunidad y se practique masivamente, de barrio, al final este es el tipo de deporte que le da salud a un país.. ojala se pongan para eso y se arreglen las pistas, las canchas, etc..para que la gente pueda ejercitarse y relajar la chola un rato…
    Insertado desde <http://www.havanatimes.org/sp/?p=72815>

 

Los comentarios están cerrados.