El día después


Nos váis a perdonar . . . . Deberíamos hablar de nuestra actuación en la competición de control en El Bosque y de todas las sensaciones vividas. Pero esta noticia es y debe ser prorrogada. Hablaremos de nuestras impresiones en otra ocasión.

Fernando Mogena

Imagen propiedad de Hajimejudo

Hoy no nos queda más remedio que hablar del DESAFÍO MOGENA. Hay muchas personas que no saben ni conocen a esta persona. Tampoco el por qué de “tanto revuelo”, si para muchos es una competición más. Pero no es así. En este evento no solo se le rinde tributo a una persona con una enfermedad (ELA). En este “desafío” no es la rivalidad entre dos contendientes. Ni tan siquiera es judo. Nuestro deporte solo ha servido como instrumento para que sus practicantes hagan lo que mejor saben hacer: demostrar que son fieles herederos de unos valores transmitidos desde la era medieval a nuestros días. Valores en los que se nos ha ido educando, además de practicar este deporte oriental. Si Jigoro Kano “ideó” este deporte fue principalmente para preservar estos valores y costumbres de una casta de legendarios guerreros condenados a extinguirse por una natural evolución. Sin embargo hoy perdura, gracias a su visión deportiva y, a su vez, educativa, para conseguir un mundo mejor. Quien piense que el judo es un simple deporte, donde lo único importante es la competición y subir al podio, es porque o no conoce el judo o, realmente, no lo practica de verdad. O quien le enseñó judo ignoró esta vertiente llena de valores. Si es así, si hay alguien que piensa así realmente, solo tenemos que recomendarle que se asome a la ventana y vea el “Desafío Mogena”.

2 Respuestas a “El día después

  1. Muchas gracias chicos!!!! Da gusto leeros, un abrazo muy fuerte a todos los integrantes de tan maravilloso club.