Con moderación


Hemos encontrado interesante este artículo del periódico ABC. Muchas veces pasa desapercibido cuánto tiempo están nuestros hijos delante de un ordenador y lo perjudicial que puede ser esto. Por eso y con motivo de un periodo largo de ocio, por las vacaciones de Semana Santa, os invitamos a leer el siguiente artículo.
Todos los adolescentes dominan el manejo de sus perfiles en tuenti, el chat, o facebook pero… ¿cuándo se debe encender en casa la luz roja? ¿cuánto tiempo en línea es demasiado? El psicólogo clínico infantil Sergi Banús (www.psicodiagnosis.com) aclara que los padres deben preocuparse cuando el niño pasa demasiadas horas sin salir de su cuarto, y de pronto se desinteresa por salir al exterior a realizar otras actividades, bien sea acudir a las clases de inglés, de fútbol o de judo… «Estos chavales pierden la coordinación entre el mundo virtual y el físico. Se crean un perfil falso en la red que suele ser mucho mejor de lo que ellos son en realidad, y ya no les interesa mostrarse tal y como son. Se vuelven fríos, distantes… y es que su mente está alterada. Es entonces cuando hay que actuar, y cuanto antes, mejor», explica.
Perfil del chico
Este especialista aclara que suele definir varios perfiles de riesgo que hacen que un niño sea más susceptible a este tipo de adicción. «Muchas veces coincide con que son niños que provienen de familias desestructuradas, donde solo uno de los progenitores cuida de ellos y por tanto están mucho tiempo solos y sin supervisión de un adulto. Otras veces son niños acosados en la escuela, con problemas de relación en el colegio, o que provienen de familias con pocos recursos, presentan fracaso escolar, o son niños tímidos o con baja autoestima. No quiere decir que si presentan una de estas características vayan a ser adictos al ordenador, pero sí con una combinación de algunas de ellas».
«El uso del ordenador no debe ser “barra libre”», explican los psicólogos
¿Cómo actuar? Primero detectar el nivel de gravedad el asunto. Aunque la intervención, prosigue Banús, «es siempre la misma». Si está en los inicios, los padres tienen que empezar por regular los tiempos en internet. «Que la navegación no sea “barra libre”. El uso del ordenador se puede condicionar, por ejemplo, a que haya hecho los deberes, o haya participado en las labores del hogar». Si el niño ha cruzado el umbral de la adicción, y se niega a salir de su cuarto, llegando a estar doce horas conectado, entonces la familia tendrá que acudir indefectiblemente a un especialista, o de ayudas sociales.
Insertado desde <http://www.abc.es/20120913/familia-padres-hijos/abci-hijo-adicto-internet-201209131040.html>

Los comentarios están cerrados.