Novedades en judo


La Federación Internacional de Judo (IJF) ha publicado las nuevas reglas de arbitraje de aplicación en competiciones a partir del 1 de enero.
Como es habitual en nuestro deporte, los constantes cambios de reglamento hacen un poco “más difícil” su entendimiento pues, aún no nos hemos adaptado a las nuevas normas cuando ya hay otras. Máxime cuando, luego, cada cual interpreta a su modo.
Recientemente ocurrió con la israelita (Yarden Gerbi) en el Mundial de Río. Dicha atleta pasó la semifinal con una dudosa estrangulación (estrangular con el faldón de la chaqueta, artículo 27), sin embargo no solo pasó la semifinal sino que, también, volvió a repetir esa acción en la final, proclamándose campeona del mundo. ¿Cuál fue el motivo del error? Algunos entendidos dicen que fue válida porque, realmente estranguló con el antebrazo y el faldón solo le sirvió de “palanca” (¿?) El reglamento no habla de palancas y lo deja bien claro en sus puntos del mencionado artículo. ¡Lo que le faltaba al árbitro!, interpretar si hace o no palanca y medir ( a ojo) la porción de faldón que utiliza. Bueno, esto sería fácil si los yudocas adoptaran posiciones cómodas para el árbitro (vamos, tipo la película matrix, dando giros de 180º a la imagen). Pero no, todavía los árbitros no pueden hacer eso mentalmente, ni las cámaras actuales.
En este nuevo reciclaje se pondrá hincapié que no es válido este tipo de estrangulaciones. Al margen de esta polémica, nuestro gran reconocimiento a Gerbi quien hizo un espectacular mundial y nadie duda de su valía como yudoca.
Pero, claro, hay que hacer más complicado el arbitraje de lo que es. El agarre de pistola (o bolsillo) está prohibido. Aunque nadie lo sanciona (o casi nadie). Pues bien, ahora sigue estando prohibido a no ser (a no ser… Ya la hemos liado) que haya un ataque inmediato…. ¿cómo?. O sea, agarran de pistola y el ataque debe ser inmediato. Probablemente el árbitro deje unos segundos y luego “matte”… ¡Y en ese mismo instante el yudoca realiza un ataque…  ¡Ya la hemos liado!… O blanco o negro… las tonalidades grises dan lugar a problemas pues unos lo verán gris claro y otros gris oscuro. O válido o no válido (este experimento ya se puso en práctica con el agarre de pierna y…). De todos modos nadie le hace caso a esto… No digamos lo del agarre del oso con “kumikata” (es decir, si abrazo a mi oponente con agarre de una de mis manos, es válido. Aunque ese “agarre” sea en la espalda y no lo vea el árbitro…), agarrar muñeca, o manos, salidas de tatami… Entre otras. Están apañados los árbitros.
Creemos, sabemos que nuestro deporte es complejo y difícil pero el arbitraje… Lo es más. Es un arbitraje confuso, ambiguo. Con muchas, demasiadas variables expuestas a interpretación que varían según el ángulo de visión y criterio. El arbitraje debe ser simple, sin lugar a dudas de si es blanco o negro.
El pretexto de estas normas siempre es el mismo: hacerlo más dinámico, espectacular. Sin embargo siempre se centran en el yudo pie (tachi waza), ¿qué pasa con el suelo? (ne-waza). El 95% del reglamento se centra en el yudo de pie. Si queremos un yudo más dinámico ¿por qué no se sanciona la pasividad en suelo, cuando se tumba boca abajo y su única preocupación es evitar el ataque de su rival? ¿por qué sancionamos el impedir que nos agarren y no esto? Si ponerse boca abajo, adoptando una posición exclusivamente defensiva, fuese sancionable, ¿qué pasaría con el yudo suelo? Y eso sí es simple de ver sin lugar a errores. Otra opción sería, en vez de penalizar, aceptar como inmovilización el controlar a un oponente boca abajo. ¡Le faltaría tiempo para adoptar una posición más ofensiva!
Para mal de nuestras penas, también cambian el judogi… Ahora debe ser más largo de mangas y cruzar más las solapas en la parte superior. Esto está muy bien pero implica volver a comprar judogis para competir. Quizá esta filosofía “futbolera” de cambiar la equipación cada temporada resulte interesante en una mercadotecnia como es este deporte donde las grandes marcas (Adidas, Nike, Lotto…) suministran la equipación a los jugadores (patrocinio) porque la van a ver amortizada con creces en sus respectivas tiendas, al ser compradas por los aficionados, pero… Nosotros no poseemos la visión de ver a nuestros aficionados con judogis por la calle.
Al menos han tenido la “amabilidad” de establecer las normas para el día uno de enero. Quizá para que vayamos pidiéndole a Papá Noél o a los Reyes Magos un judogi “homologado”.
Los días 10 y 11 de enero de 2014 se analizaran en el Seminario Internacional de Arbitraje y Entrenadores que se celebrará en Málaga.

Los comentarios están cerrados.