Sector Sur Junior


Tras la celebración del Campeonato de España Junior, Sector Sur, los resultados para los andaluces no han podido ser mejores.
En el peso de -60kg. Adolfo Martín (J.Huelva) se hacía con el oro, José Salvador Caamaño (Chinchilla) plata y su compañero Pablo Ruíz Morato (Shogun) bronce.
En la categoría de pesos, -73Kg., Hugo Gebellín (J.Huelva) se proclamaba campeón y Javier Martínez (Athenas) quedaba segundo.
Misma situación en la categoría masculina de -81Kg. Yonatan Martín (KSV) primero y Alejando Jiménez (Athenas) tercero.
En el peso de -90Kg. se vuelve a repetir el podio, los andaluces Antonio Luís Martínez (El Castillo) y Sergio Colmenero (Athenas) quedarían primero y segundo respectivamente.
Rafael Ramírez (Markobal) quedaba segundo en el peso de +100.
Las chicas también estuvieron bien. En -44Kg. Ana Cristina Peinado (Tadeo) quedaba segunda; Cinta del Rocío (J.Huelva) primera y Sara Reyes (Tadeo) tercera, en -48Kg.
en el peso de -63kg. María del Carmen Morales (Padul) obtenía la plata.
Los andaluces han demostrado ser los más fuertes en el Sector Sur, siendo quienes mayor número se han clasificado para la final junior.
Con respecto a la valoración de la competición en general, no ha estado a la altura de una competición de este nivel. Teniendo en cuenta que es un sector, clasificatorio para la final del Campeonato de España, ha tenido muchos fallos de organización: errores en el cruce de repescas, teniendo que repetir algún combate ya disputado por no deber enfrentarse los competidores nombrados.
Otro de los problemas añadidos ha sido la falta de las cámaras (conocido como sistema CARE), habiendo un solo árbitro en el tatami, cuando lo correcto (ante la ausencia de cámaras) hubiera sido el tradicional trío arbitral. Esto lo suplieron con dos árbitros sentados al lado de la mesa de tatami, los cuales estaban juntos, con un solo ángulo de visión y con todas las distracciones (aunque no se quiera) a las que están expuestos al situarlos fuera del tatami.
Creemos que, por los motivos que sean, si no se cuenta con el sistema CARE, los más correcto es recurrir a los tres árbitros dentro del tatami. Podríamos entrar en más detalles, no es cuestión de hacer leña del árbol caído pero los organizadores de las competiciones deberían cuidar estos detalles pues, al igual que un competidor no puede competir si no porta el judogi reglamentario, una competición no puede celebrarse si no cumple la normativa establecida.

Los comentarios están cerrados.