Copa de España junior – Cáceres


Ya ha finalizado la Copa de España Junior de Cáceres. Competición puntuable para la próxima temporada.
Candela FernándezCandela Fernández tiene tres rivales. En su primer encuentro lo hace ante la portuguesa Beatriz Milheiro. Mientras Candela espera para entrar en el tatami, Álvaro Escuchas (Athenas Jaén) supera a su primer rival. Fco Prados (Kodokan Córdoba) pierde con un portugués, aunque realiza un buen combate. Prados consigue marcar un yuko, pero, seguidamente el portugués lo empata. el deportista del Kodokan no puede realizar su trabajo ante un defensivo adversario. Hecho por el cual recibe dos shidos. Cuando todo parecía decantarse para el cordobés, a un minuto del fin de tiempo, es sorprendido por el portugués que le marca otro yuko.

Paloma y Candela

Paloma ayudando

Entra al tatami Candela. Con un buen control y mucha seguridad. Domina claramente a la portuguesa. Milheiro recibe su primer shido por esta actitud defensiva. Candela proyecta a borde de tatami. El árbitro no lo valora, aunque opinamos que sí debería haberse valorado. El problema no acaba ahí…. Candela inmoviliza a su rival pero dan mate por estar fuera. Acción de inmovilización que ha sido inmediato al derribo…. ¿?….
Segundo shido para la portuguesa. Candela ataca y vuelve a derribar a su rival… En esta ocasión el árbitro tampoco lo valora…
Vuelven a la posición de pie Candela lleva el peso del combate. Tercer shido para Beatriz Milheiro. La portuguesa ataca de seoi, Candela la contra hacia atrás y… ¡debería haberse valorado eso!. Candela vuelve a derribar a su rival, en esta ocasión lo valoran con yuko. Finaliza el tiempo y Candela vence su primer combate, el cual es para olvidar.

árbitros.jpg

Mientras… Álvaro Escuchas pierde en técnica de oro con el valenciano.
Candela vuelve al tatami. En esta ocasión su oponente es Amanda Ruíz. Tras varios ataques de ambas. Candela es sorprendida por Amanda quien le saca un waza ari, tras la acción de seoi. Una vez en el suelo Ruíz la inmoviliza en ura gatame. Candela pierde su segundo combate.
Ya en el siguiente combate tiene ante sí a la riojana Vega Sánchez-Prieto. Candela entra al tatami muy concentrada. Es precisa en sus desplazamientos y fija muy bien el agarre. Sánchez-Prieto no está cómoda y comete errores en su desplazamiento. Ocasión que aprovecha Candela, entra harai….. ¡¡Ippon!!.
Candela finaliza la competición con una plata.
El resto de los andaluces quedan como sigue:
Javier Martínez y Sergio Sánchez (Athenas), oro. Álvaro Escuchas (Athenas), bronce. Francisco Prados (Kodokan), bronce
ANÁLISIS.
La competición ha sido rápida y corta. Quizá este debería ser el formato de las competiciones. En esta ocasión ha resultado corta por la escasez de participantes, pero una competición de tres/cuatro horas es más que aceptable. El público no se aburre, los competidores, entrenadores y árbitros no pierden la concentración y están más atentos. Toda competición más allá de las cuatro horas va en detrimento de la calidad de la misma. No digamos del arbitraje que empieza a deteriorarse. Aún haciendo una pausa para comer. ¿A quién le apetece, después de comer meterse en el tatami y seguir arbitrando otras tres cuatro horas?
En muchas ocasiones hemos oído hablar que los cambios que sufre el arbitraje es para hacer más atractivo nuestro deporte al público (sería interesante que también fuese sencillo de entender y de interpretar), pero quizá perdemos un poco la orientación de la calidad en la competición en sí. Una competición tiene calidad cuando la organización es la adecuada, la “limpieza” visual no enturbia el espectáculo (más personas abajo en la pista que en las gradas. Deportistas cambiándose a pie de tatami, quedándose en ropa interior; mochilas, bolsas, botellas tiradas por el suelo, etc…), pues la imagen de la misma importa mucho para una buena impresión de cara al espectador. Si a todo esto le sumamos que “obligamos” a los asistentes a ocho horas de competición…. Apaga y vámonos. algunos dirán que el tenis puede llegar a durar cuatro horas, pero hay una diferencia: los rivales son los mismos. Aquí, en yudo, el fan de un yudoca puede verlo (a lo sumo) veinte minutos (o diez segundos…). Para ello debe estar ocho horas.
También podemos poner de ejemplo el ciclismo. Puede llegar a las seis horas. Pero la gente solo le dedica entre treinta y quince minutos de tiempo: el paso de alguna meta volante o la llegada a la meta. O algún que otro paso por algún pueblo.
Quizá no solo halla que modificar el arbitraje para hacer el yudo más atractivo. Quizá se deba cambiar el formato de competición. Fines de semanas previos con eliminatorias y, en la última semana, la final. De modo que el número de participantes no fuese mayor a cien….

Los comentarios están cerrados.