Y tú, ¿qué opinas?


El pasado 24 de noviembre, Marius Vizer, presidente de la Federación Internacional de Judo, tuvo que dar explicaciones y aclarar los motivos por los que habían tomado la decisión de prohibir (incluso, sancionar) a los yudocas que participaran en competiciones de lucha diferentes a las de yudo.
Aunque no está falto de razón en muchas de cuestiones planteadas, también es cierto que tienen monopolizado, muy monopolizado, el aspecto comercial y económico que mueve nuestro deporte. Vean temas como el dorsal, judogis homologados, el hospedaje de competidores en hoteles impagables. Tienen muy acotado el patrocinio, permitiendo solo las marcas que les han “pagado” a ellos. ¿Qué pasa con las marcas que patrocinan a un deportista? Como ocurrió con un triatleta español en una competición donde le prohibieron participar con el logo de la empresa que había hecho posible su participación. El problema es cuando la única caja recaudadora es la IJF, EJU y demás siglas.
Todo esto sumado a que nuestro deporte no “permite vivir” (salvo aquellos que están muy arriba, en la excelencia de la élite) a sus competidores teniendo que costearse prácticamente todo si desean aspirar a competiciones de nivel.
Son estructuras muy rígidas y jerárquicas, asfixiadas por una burocracia elitista. Sin embargo el perfil del deportista (yudoca) no está a la altura de las exigencias económicas. No digamos de la mayoría de los clubes.
Aun así, no está falto de razón que algunos “mercenarios” aprovechan este escenario para lucrarse. Pero ellos no se quedan atrás.
Si el yudo no constituye un medio de vida para los deportistas que viven en él, es evidente que tengan que buscarse otros recursos para poder vivir de lo que les gusta. Existen muchos casos de yudocas que han probado fortuna en otros escenarios y donde ven más reconocido su trabajo, al menos en el aspecto económico. Ronda Rousey, (actual luchadora en las MMA), ha sido muy crítica con esta decisión, dando cuenta de ello en su cuenta de Twitter  y en una entrevista anterior en la web BloodyElbow.com denunció todos los excesos que se realizan.
En cualquier caso, estas cuestiones hay que tratarlas con mucha finura y cogerlo con pinzas, es una balanza muy sensible donde la búsqueda del equilibrio es micro métrica. Pero… ¿tú que opinas?
Os dejamos la carta escrita por Vizer para que vosotros mismos juzguéis:


Queridos Judokas:
A la vista de vuestras preocupaciones acerca de la decisión de la IJF de limitar la migración de judokas hacia otros deportes o disciplinas, quería hacer las siguientes aclaraciones: La IJF, las federaciones continentales, las federaciones nacionales, asi como los clubes han hecho serios esfuerzos en el transcurso de los últimos años, con el objetivo de apoyar y participar en el desarrollo y la reforma de nuestro deporte.
La Federación Internacional de Judo y sus Federaciones miembros han invertido mucho en programas de formación y competición, asi como la creación de estructuras en la donación de equipos y medios de cobertura, como en cualquier otro deporte que tiene en sus reglamentos el deber de quer esas inversiones regresen hacia las estructuras de formación.
Este amplio programa de desarrollo tiene un impacto sobre la complejidad del programa de competición, la estrategia mediática y de comunicación, la promoción, el programa de solidaridad de la IJF que cuesta millones de dólares cada año, los departamentos de Deportes, Arbitraje, Departamento financiero, en los programas de judo para los niños, Judo en la Escuela, Judo por la Paz, así como las primas a los atletas y entrenadores. Todo esto es parte de un todo que contribuye a la idea de un cambio radical en nuestro deporte, como fue confirmado por la inclusión del judo por primera vez en la historia, en la tercera categoría de deportes en los Juegos Olímpicos de entre las cinco categorías existentes, y al mismo tiempo con el objetivo principal de la introducción de la prueba por equipos en los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.
Nuestros resultados, así como el objetivo de ver el torneo por equipos por primera vez en los Juegos de Tokio en 2020, refuerza nuestra creencia de que tenemos que mantener nuestro deporte como parte de una comunidad homogénea, unida, limpia y honesta, para poder lograr nuestros objetivos en el próximo período.El Judo quiere preservar su patrimonio.
Es importante recordar que cuando la lucha libre fue apartada temporalmente del programa olímpico, una de las razones fue el hecho de que este deporte asociado, integra otras disciplinas de combate incompatibles con los valores educativos del deporte.
La IJF no excluye colaborar y desarrollar alianzas con otras disciplinas de deportes de combate, pero esto debe hacerse dentro de un marco de beneficio mutuo y sin la migración de atletas de una comunidad a otra. Algunos acuerdos que especifican las condiciones de participacion fueron establecidas con las federaciones.
En este período de reformas y desarrollo del Judo, otros deportes o disciplinas se han percatado de nuestra evolución y han mostrado un creciente interés sobre nuestros atletas ya formados a través de la inversión de sus clubes, sus federaciones Nacionales, federaciones Continentales, y la IJF, con el fin de aprovecharse de sus servicios y generar beneficios económicos en los intereses de algunos responsables de otros deportes, así como la de promover la imagen de estos deportes a través del rendimiento de nuestros atletas, logrados a costa de esfuerzo y el trabajo duro en competiciones de judo a todos los niveles incluidos los Juegos Olímpicos, además, las organizaciones privadas que organizan estos combates explotan el trabajo de nuestras federaciones sin ningún tipo de compensación.
Al mismo tiempo, la migración de atletas hacia otros deportes representaría una contaminación del espíritu de nuestro deporte, una vez que estos atletas regresarían al judo, un deporte cuyo espíritu y valores fueron adquiridos y transmitidos a través de generaciones desde Jigoro Kano hasta nuestros días. No debemos olvidar la historia de Judo y los méritos de todos los héroes y leyendas de nuestro deporte.
Considero la libertad como uno de los valores supremos de la humanidad, pero no hay que olvidar que antes que la Libertad, el honor y la lealtad son valores primordiales dentro de cualquier comunidad o generación. Los principios y valores de nuestro deporte son más que suficientes para alcanzar la perfección individual, tanto a nivel deportivo, como en el nivel formativo para la sociedad.
Los valores de nuestro deporte, junto con el honor y la lealtad al Judo significan mucho más que unos dólares por los que pudiéramos vender nuestra identidad, o que una cara ensangrentada e inhumana como las que se ven en algunos podiums de otros deportes que nunca hicieron el mas mínimo esfuerzo en el campo de la formación o la educación deportiva de los atletas.
Les puedo asegurar que las decisiones de la IJF siempre sirven a los intereses de nuestro deporte y nuestros atletas, y que continuamente mantienen y desarrollan los valores del Judo, así como el bienestar y la integridad de nuestra comunidad.
Creo que para todos nosotros, el Judo es un verdadero camino de vida, en el deporte y en la sociedad.
Tenemos el deber de preservar el judo fuerte y unido!
Marius Vizer, Presidente de la IJF.

Los comentarios están cerrados.