SENSACIONAL


 Es como podemos describir este pasado fin de semana, en el cual tras una intensa jornada del Campeonato de Andalucía de Judo, infantil y cadete, los tres únicos participantes de nuestro club, consiguieron subir al podio.
Pilar León cumplió con las expectativas proclamándose, un año más, campeona de Andalucía. Claudia Smith, en el mismo peso de Pilar, logró una merecida presea de bronce. Y ya en la categoría infantil, Diego Ramírez ponía su nombre al bronce de -60kg.
Una competición sensacional, no sólo por los resultados obtenidos. La organización del evento estuvo perfecta, salvo los errores razonables del “directo” (un altavoz que deja de funcionar, un nombre que se pronuncia mal, una confusión al llamar a tatami…) y asumibles por parte de todos.
Ha sido una de las pocas veces en Andalucía que hemos visto una competición tan diáfana: solo accedían a la pista los competidores que participaban en ese momento, junto a su técnico, quienes abandonaban la zona una vez finalizada la contienda. Los preparados se colocaban en una zona específica para ello, cerca de la puerta de acceso a la zona de competición. Una vez más, sensacional. Se han eliminado de la zona de competición, mochilas, bolsos, deportistas cambiándose a pie de pista (salvo algún imprevisto de un competidor despistado, entrando con el color de judogi que no le corresponde), otros tumbados, haciendo corrillos de amigos. Los “espectadores” amontonados en las vallas próximas al tatami que evitaban ver a los verdaderos espectadores, quienes respetaban las normas y ocupaban pacientemente un asiento en la grada. Ya era hora de ver algo así en los eventos de las categorías denominadas “inferiores”, las cuales son las más multitudinarias. Hemos presenciado una competición de calidad. Y esto hace más grande a nuestro deporte, dándole la seriedad merecida.
Ahora, una vez conseguido esto, debemos contagiarnos y conseguir que este modo de organizar una competición se extienda a todos los puntos donde se celebren eventos de este tipo y se sigan mejorando con la experiencia y tomando nota de los “puntos débiles” que la organización haya detectado.
Solo solicitamos que estudien la probabilidad de una ubicación diferente del podio. No es tarea fácil pero es algo necesario pues, tras la alegría de conseguir subir al cajón, todos los familiares y amigos desean inmortalizar esa imagen y tenerla de recuerdo. No es posible permitir el acceso a la pista de todo el mundo pues sería un caos (como ya se comprobó en ediciones anteriores), pero sí se podría paliar este inconveniente si se situara el podio en un lugar diferente y con mejor ángulo para que, los asistentes en las gradas, pudieran sacar las fotos sin muchas complicaciones.
Antes de relataros el desarrollo de nuestros deportistas, queremos hacer un paréntesis para dar nuestro mayor afecto a un compañero, amigo y gran persona como es Paco Lara quien ha podido sobreponerse de una grave enfermedad que lo ha mantenido retirado de los tatamis, tras cincuenta años al pie del mismo. Esperemos volverlo a ver con la frecuencia de antaño.
Y una vez expuesto la sensación transmitida por la competición, os relatamos la vivida al lado de nuestros alumnos y familiares, allí asistentes.
Como dijimos, Pilar León vuelve a subirse a lo más alto del podio. El primer encuentro lo tuvo con su compañera de club, Claudia Smith. Realizaron una buena disputa, aunque la experiencia de Pili se impuso. Ya, en la segunda disputa, su rival Rocío Castillo, de El Castillo de H. Overa, no pudo con la rapidez de Pili, sucumbiendo ante el primer envite que le sirvió a Pili para subir un yuko al marcador. Acto seguido y con gran rapidez inmovilizó a su rival para ganar por ippon. Ya en la final, el enfrentamiento era con la más firme opositora a dejar aparcada a nuestra yudoca. Una Lidia Saborido (Judo Club Marbella) que progresa geométricamente en este deporte, nos dio más de un sobresalto ante una Pilar muy cauta, demasiado, que dudaba en sus acciones de ataque, generando mayor confianza en su rival. Sin embargo fue en un lance de Saborido donde Pilar leyó bien la acción y lo contrarrestó con un o soto gari que hizo aventajar a nuestra yudoca en el marcador con un waza ari. Esto motivó a Pilar que se hizo más efectiva, ante una Lidia que lo estaba dando todo y seguía poniéndonos en aprietos. Sin embargo Pili volvió a aprovechar la ocasión, logrando volver a derribar a su adversaria, esta vez con yuko, consiguiendo inmediatamente la inmovilización que le daría la victoria con otro waza ari, convertido en ippon. La deportista del judo club Marbella, fue una fuerte rival que lo dio todo hasta el último segundo y pudo ser la campeona de la competición pues ambas están muy igualadas.
En este mismo peso y Categoría, otra participante del Club Forum, Claudia Smith, tuvo que enfrentarse en primera ronda con su compañera y amiga Pilar León, con el resultado anteriormente descrito. En segunda contienda, ante Lidia Saborido (Judo Club Marbella), Claudia estuvo espectacular. Puso en tres ocasiones a la yudoca marbellí en serios aprietos, quien tuvo que emplearse a fondo para, poder hacer claudicar a nuestra joven alumna, siendo inmovilizada hasta finalizar el tiempo.
Ya en su tercera disputa, con Rocío Castillo (El Castillo de H. Overa), Smith aplicó todos sus conocimientos, cimentando su victoria, la cual llegó tras un bonito ataque que sorprendió a su rival y le sirvió para subir a su marcador un waza ari. Inmediatamente y sin dar tiempo a reaccionar a la huercalense, la yudoca del Forum, afianzó su control sobre Rocío y la inmovilizó sin dar opciones de escape, consiguiendo su segundo waza ari, transformado en ippon, dando como vencedora a nuestra deportista. Claudia Smith finaliza con un merecidísimo bronce autonómico.
Una vez finalizada la competición cadete, por la tarde era el turno de los infantiles. Diego Ramírez entraba en escena en el peso de -60Kg. Hemos de elogiar la actuación de Diego pues superó con creces las expectativas de esta competición, Ramírez era novel en este tipo de eventos y podríamos decir que estaba en fase experimental.
Sin embargo, actuó como un verdadero competidor. Su primera salida a escena fue bien controlada y consiguió el objetivo marcado: superar al primer rival. Ya en segunda ronda, su oponente estaba más experimentado y puso en serios aprietos a nuestro deportista. Supo aprovechar un error del yudoca del judo club Huelva y consiguió un marcador favorable que lo mantuvo hasta su finalización.
Sin darnos cuenta, nos encontramos con Diego en la semifinal. Es aquí donde fuimos conscientes de dónde se encontraba. Su tercer combate ante Daniel Tharín, de judo club Gibraleón, fue muy duro. Nos recordó al relato bíblico de David contra Goliat, solo que en esta ocasión, “Goliat” también sabía yudo. A pesar de ello, Ramírez presentó batalla hasta el último segundo de su lidia. Finalmente fue superado por quien se convertiría en el campeón de Andalucía del peso en pugna. Diego pasaba a repesca, con una oportunidad aún de subir al podio. Y así lo hizo. Era una situación de subir o quedarse fuera. Diego entró de nuevo al tatami con la misma ilusión y energía que en su primer encuentro: dar lo mejor de sí. Y lo consiguió. Diego agarró con fuerza esa medalla de bronce desde el inicio, controló, desplazó y actuó en el momento oportuno, logrando subir al marcador la puntuación que lo condujo a ese merecido reconocimiento tras su buena actitud durante toda la competición.
Desde el Club Forum no podemos estar más satisfechos de nuestros tres yudocas pertenecientes a las Escuelas Municipales de El Ejido, dentro del programa deportivo del IMD quienes con su apoyo y ayuda entre bastidores, hacen posible que sigamos progresando y aumentando el prestigio del yudo en la comarca.

Los comentarios están cerrados.