Lo que esconde el cinturón negro III


Después de la muerte del Dr. Kano el consejo siguió adelante, sin embargo, debido a la Segunda Guerra Mundial, la actividad promocional, al menos en los niveles más altos, fue más lento y no volvió a su pleno potencial hasta después del levantamiento de las restricciones de Mac Arthur, en la prohibición de la práctica de las artes marciales en Japón. Europa, América, Asia, y Oceanía pasaron a desarrollar su propio sistema de promoción, en función de las características sociales, pero, aún así, imitando los primeros preceptos promulgados por Jigoro Kano: el de capacidad técnica, el conocimiento de la teoría del judo, la educación permanente, el uso de judo en la vida cotidiana, y el carácter.

En Estados Unidos el judo fue muy practicado en las zonas con una alta concentración de japoneses de la primera y segunda generación y no llegó a ser popular entre los estadounidenses hasta después de la Segunda Guerra Mundial que los hombres que regresaban de Japón buscaban lugares para continuar con su práctica. Gran parte del judo estaba bajo el control de los japoneses de primera generación, que sentían el judo como un derecho cultural, más que una actividad deportiva. Gran parte del sistema de promoción de grados estaba relacionado con el Kodokan, incluso antes de la II Gran Guerra. No fue hasta mediados de los 60, cuando un sistema más objetivo fue implementado por Phil Porter, haciendo más fácil para los no japoneses el optar al grado de cinturón a través de la USJA.

Mientras que el sistema ha funcionado bien para la promoción de grados inferiores, de tercer dan (sandan) para abajo. Los grados de cuarto en adelante eran en América (y siguen siéndolo) eran un rompecabezas con piezas que faltan. Los grados, hasta sandan, pueden compararse fácilmente con otras organizaciones a través de la competición.


Pero… ¿Qué ocurre con las promociones dadas a yudocas de mayor edad, que comenzó más tarde en la vida, y no tienen la oportunidad de competir a un alto nivel y construir una historia? ¿No están ayudando en el desarrollo del judo? Incluso si uno fuera a recibir hasta un sandan por permanencia en el grado, y a través de sus esfuerzos, como parte del equipo de liderazgo, como instructor, asistente, entrenador, organizador, médico, representante , miembro / presidente o funcionario del comité… ¿Esto no parece aceptable? Para cualquier rango superior a sandan el individuo tiene que ser de una calidad excepcional y la dedicación equiparable a un competidor de cuarto y quinto dan. Después de todo, se trata de propuestas de judo y con dominio del judo, ¿o no?

Aquí es donde las cosas empiezan a ser un poco confusas. Para todos los campeones que hemos producido en los últimos años, no hemos producido campeones que permanezcan para convertirse en buenos líderes durante o después de sus años de competición. Nuestras organizaciones de judo han hecho poco para dar oportunidades o incentivos para estimular el crecimiento más allá de los campeonatos. Es sólo al azar que los que han competido permanezcan en diversos cargos elevados por esto que llamamos “tiempo de calidad”. Lo que es sorprendente es que en este mismo “tiempo de calidad” estándar, es a menudo aplicado a aquellos que no han destacado en la competición, pero se han quedado y han contribuido al funcionamiento de las organizaciones y a la expansión del yudo. Así que ahora, ¿qué significa ser un rango más alto? No quiere decir que, ahora, tener el más alto dan sea sinónimo de ser más experto en yudo. Esta situación se ha convertido en un tácito, garantía o pago de capacidades y servicios prestados a la organización. Ahora, la persona que ha ofrecido sus servicios destaca igual al “hombre de la arena.”

Para el público en general, y para las organizaciones más estructuradas, como “Six Sigma”, la percepción es que, cuanto mayor es el rango del cinturón, más estelar es el participante. Una vez más, la percepción de la competición se basa en la ecuación de lo mejor del competidor y no en quienes han conseguido el grado, posiblemente inflado, a causa de sus amistades o influencias en las altas esferas, al igual que ocurre con los asuntos de dinero, clases de la calidad con la cantidad.

La Federación Internacional de Judo, en su intento de controlar tardíamente la asignación de grados en EE.UU., emitió un comunicado como único órgano capacitado para otorgar el noveno y décimo dan, además de sólo reconocer los cinturones emitidos por las Federaciones Nacionales de judo de EE.UU. Sin embargo la Federación de Judo de EE.UU. tiene un acuerdo con las otras dos organizaciones más grandes del judo, en Estados Unidos de respetar recíprocamente los demás rangos. Esto no estaría mal si no fuese por el hecho que en Estados Unidos los cinturones de judo de alto rango poseen menos nivel de habilidad y conocimientos que la mayoría de los países europeos. Puede ser que los Estados Unidos posean más novenos dan que Francia. Francia cuenta con una población de judo de más de 500.000 usuarios registrados, mientras que los EE.UU. tienen cerca de 25.000 miembros registrados.
Para los franceses, ser Rokudan (sexto dan) es la puerta de entrada que conduce a la obtención del grado más alto. Para alcanzar este grado, los candidatos realizan una exposición de su trabajo teórico y técnico ante un tribunal examinador formado por profesores de alto rango. En primer lugar se seleccionan una técnica tal como ouchigari, Seoinage, etc y demuestran al menos 25 formas diferentes de ejecutarla. A continuación se seleccionan un kata y lo demuestran. También hay una presentación de las teorías del judo, un examen escrito y una demostración de cómo se podría llevar a cabo una clase de judo. El examen es un asunto de todo el día en el que muchos dicen que el quinto dan debe preparar por lo menos un año de antelación. El resultado es que cada persona ascendida a rokudan es, seguramente, un yudoca competente, capaz de satisfacer altos estándares. No es de extrañar que Francia cuente con una membresía de 500,000 afiliados. Tiene un ejército de yudocas. Además, si uno quiere enseñar judo en Francia se requiere una certificación adicional. La certificación es patrocinada por el ministerio de educación y es un título de educación física.

Los comentarios están cerrados.