Hipertensión y bebidas endulzadas


A veces no nos percatamos del problema que puede acarrear ciertas bebidas “para niños” cuando les permitimos su ingesta en exceso. Hemos encontrado este artículo el cual puede sernos útil para comprender la gravedad del problema:   El Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición ha realizado investigaciones sobre salud. La primera es sobre la ingesta de bebidas endulzadas y el aumento del riesgo del síndrome metabólico. La segunda, es una guía de consenso europeo sobre hipertensión para niños y adolescentes.
Beber más de cinco vasos por semana de bebidas azucaradas o edulcoradas, incluyendo las bebidas light y los zumos de fruta, aumenta la obesidad abdominal, la hipertensión arterial, los niveles de triglicéridos en sangre y reduce el colesterol bueno.
Estas son las principales conclusiones de la investigación realizada en 1.868 personas de entre 55 y 80 años con un alto riesgo cardiovascular. El trabajo forma parte del estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), y los resultados se publicaron en la revista “Journal of Nutrition”.
Estas personas presentan un 43% (bebidas azucaradas) y un 74% ( bebidas endulzadas sin azúcar) más de desarrollar síndrome metabólico que aquellos que toman menos de un vaso a la semana de estas bebidas. También se ha demostrado que un consumo elevado de zumos de fruta naturales y envasados aumenta el riesgo de padecer este síndrome con el tiempo.
Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí
Guía de consenso europeo sobre hipertensión para los niños y adolescentes.
Por otra parte, el CIBEROBN y la Sociedad Europea de Hipertensión han actualizado el documento de consenso europeo en el que se establecen las directrices para el manejo de la hipertensión en niños y adolescentes.
Esta guía clínica, que alerta de la creciente incidencia de la hipertensión arterial en edades pediátricas, recomienda la medida de la presión arterial desde los tres años, volviendo a revisarla cada dos años en adolescentes y niños normo-tensos y cada año en pacientes que presenten niveles en el rango normal-alto. Los expertos han constatado la relación entre la presión arterial elevada durante la infancia y la adolescencia con una mayor probabilidad de sufrir hipertensión y enfermedades de tipo cardiovascular en la edad adulta, evidenciando la necesidad de mejorar las medidas de prevención.
El documento incluye la definición y clasificación de la hipertensión arterial en estas edades, cuyas cifras de referencia varían en función del sexo, edad y talla.   Por ello, ofrece las tablas con las cifras de referencia que marcan el rango normal, el normal-alto, y la hipertensión arterial de aplicación entre el año de edad y los 15 años, recomendando, a partir de los 16, seguir las cifras de referencia para el diagnóstico en adultos.
También recoge medidas preventivas, pruebas, estrategias y enfoques terapéuticos en condiciones especiales, así como la detección de formas secundarias de hipertensión. La doctora Empar Lurbe, coordinadora de la actualización de la guía, afirma que “las recomendaciones son de vital importancia en la lucha contra la creciente proliferación de enfermedades cardiovasculares en los adultos, estableciendo estrategias preventivas que permitirán combatir la hipertensión desde una edad temprana”.
La guía no se encuentra disponible de forma gratuita. Si lo desea, puede comprarla a través de la página web de Wolster Kluwer

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s